Familias comprometidas con la Promoción de la Salud

¿Has pensado que la promoción de la salud es un tema único para médicos y enfermeras? En realidad, no. Existen en nuestro sistema de salud colombiano diversos servicios a los cuales las familias deberían acceder para detectar tempranamente posibles alteraciones en la salud de los niños y poder hacer un diagnóstico y tratamiento oportunos en caso de requerirse.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la promoción de la salud es el proceso mediante el cual se favorece que las personas tengan un mayor control de su propia salud. Este proceso incluye varias intervenciones destinadas a proteger la salud y que buscan mejorar la calidad de vida de las personas mediante la prevención y solución de las causas primordiales de la enfermedad. Es muy importante que las familias puedan comprometerse y valorar este proceso como una oportunidad de apuntarle a la prevención y no solo a la curación o tratamiento de las enfermedades.

La salud es un derecho fundamental y los padres de familia son los responsables de velar y gestionar la afiliación a salud de sus hijos, ya sea como beneficiarios cuando laboran en una empresa o al régimen subsidiado cuando no tienen capacidad de pago para poder recibir los beneficios que nuestro sistema de salud ofrece y garantizar la atención desde los diversos programas.

Es un deber que inicia desde el hogar, pues es responsabilidad del núcleo familiar atender a las ofertas, que desde el Sistema General de Seguridad Social en Salud se ofrecen, con el objetivo de promocionar la salud y prevenir la enfermedad. Los programas se clasifican en: detección temprana y protección específica que se ofrecen en todas las IPS del país y centros de salud.

En los programas de detección temprana se presta el servicio para los controles de crecimiento y desarrollo, al que tienen derecho los niños y niñas a partir del mes de nacimiento y hasta antes de cumplir los 10 años de edad, con una periodicidad que va cambiando de acuerdo a la edad. Incluye también el tamizaje visual a partir de los 4 años de edad o antes si el caso lo amerita, el tamizaje auditivo en casos que cumplan con unos factores de riesgo específicos y el tamizaje de salud bucal a partir de los 2 años de edad.

Por su parte, el programa de protección específica ofrece la vacunación gratuita de niños desde el nacimiento hasta los 5 años de edad, las niñas escolarizadas desde cuarto grado de básica primaria hasta el grado 11, mujeres en edad fértil (gestantes y no gestantes entre 10 y 49 años de edad) y adultos mayores a partir de los 60 de edad.

Asistir cumplida y responsablemente a estas actividades es fundamental para la promoción de la salud.

No olvidemos que la salud es un derecho pero mantenerla es un deber, pues todas las acciones de autocuidado, así como atender las recomendaciones dadas por el personal de salud, nos ayudarán a mejorar y mantener una calidad de vida que nos permita gozar de una buena salud. Pues debemos tener en cuenta que, la salud no cuesta pero la enfermedad si.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *