¿Tienen los juguetes un género?

Para empezar, es importante recordar a qué hace referencia el género, el cual lo vamos a diferenciar del sexo. El género se refiere a una construcción social, constituido de ideas, prácticas y roles sociales, que permiten simbolizar y construir lo que se considera propio de los hombres y lo propio de las mujeres. Es diferente al sexo, pues este último se refiere a lo biológico, las características físicas, anatómicas y fisiológicas de los seres vivos.

Por tanto, los roles de género son aprendidos desde temprana edad, en el cual la familia y la escuela tienen una gran influencia, pues son en éstas donde se tienen las primeras experiencias de socialización, las cuales establecen unas formas de relación que van indicando al niño o niña como comportarse según lo establecido para el hombre o mujer.

En sintonía con lo anterior, es preciso señalar que durante muchas generaciones y aún en la actualidad vemos como algunos juguetes se han designado de manera exclusiva para los niños o para las niñas, generando preocupación en los cuidadores o adultos cercanos cuando un niño juega con una muñeca o a la cocinita o cuando una niña juega con carros o le gustan deportes considerados masculinos como el futbol; cuando esto sucede, se suelen escuchar expresiones que descalifican al niño o niña, o simplemente se limitan dichas elecciones, sin considerar que los juguetes y por ende el juego en el niño o niña, es la principal actividad en la infancia que favorece su desarrollo integral, la socialización y el aprendizaje.

Considerando lo anterior, muchas de las habilidades de la vida adulta son desarrolladas en la infancia a través del juego, tales como el juego con muñecas, la cocinita, los carros, el futbol entre otros, puesto que favorecen el desarrollo motor, la capacidad espacial, simbólica, las prácticas de cuidado que luego se pueden asumir como padre o madre, en fin, son habilidades propias de los humanos, que no se debería diferenciar según el género. Por tanto, como cuidadores o adultos acompañantes es importante que dejemos que los niños elijan sus juguetes o juegos sin que el sexo los condicione.

Te recomendamos leer: Galet, C. (2014). El juego como aprendizaje social de género en la infancia. Recuperado de: http://www.periodicos.ulbra.br/index.php/txra/article/viewFile/1246/935

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *