Claves para el cuidado de los niños enfermos

Seguramente has notado que cuando algún miembro de la familia presenta una afectación en el estado de salud, surgen cambios o manifestaciones como malestar general, falta de apetito, disminución en el estado de ánimo, entre otros, y aunque estos cambios son normales cuando se está enfermo, es de gran importancia brindar un cuidado adecuado y estar atentos ante los signos graves que nos indiquen la necesidad de una atención médica prioritaria.

Una parte fundamental del cuidado de los niños en casa es que sus padres y cuidadores aprendan a reconocer los signos de alarma, pues será el momento en que se deba acudir urgentemente a un centro de salud para que el niño sea evaluado por un profesional.

Dentro de los signos de alarma en los niños menores de 5 años encontramos:

  • No puede beber o tomar del pecho
  • No recibe alimentación
  • Vomita todo lo que ingiere
  • Ha presentado convulsiones
  • Está inconsciente o no responde a los estímulos externos
  • Respiración rápida
  • Presenta ruidos en el pecho al respirar
  • Hundimiento de las costillas al respirar
  • Tos por más de 15 días
  • Presencia de signos de deshidratación (Ojos hundidos, lengua seca, bebe con mucha sed, disminución en la orina, pliegue cutáneo positivo)
  • Deposiciones con sangre
  • Diarrea por 14 días o más
  • Niño menor de tres meses con temperatura de 38 grados o más
  • Niño de 3 meses a 5 años con 39 grados o más
  • Temperatura alta (fiebre) por más de tres días
  • Manifestaciones de sangrado por cualquier vía
  • Rigidez de nuca
  • Dolor y supuración por el oído
  • Masa dolorosa detrás de la oreja

No olvides que ante la presencia de alguno de estos signos de peligro debes consultar de inmediato para lograr un diagnóstico y tratamiento médico adecuado, con el fin de garantizar una recuperación óptima del estado de salud de los niños. Automedicar a un niño puede ser perjudicial para la salud, al ser más pequeños su medicación es diferente a la de un adulto. Por eso, nunca ofrezcas medicamentos a un niño sin la recomendación de un médico.

 Te presentamos algunas claves para el cuidado de los niños enfermos en casa:

Dentro de los cuidados que debemos brindarle a los niños podemos mencionar:  Medidas NO recomendadas o que debes evitar:
-Evita cambios bruscos de temperatura, especialmente en las mañanas y en las noches, puedes usar una bufanda que cubra la nariz.

-Proporciona buena ventilación e iluminación en tu casa durante el día.

-Es necesario tener las vacunas completas según la edad

-Realiza con mayor frecuencia el lavado de manos e intensifica los hábitos higiénicos en casa

-Si el niño o la niña se alimenta aún con leche materna: aumenta su frecuencia.

-Si hay fiebre o diarrea: aumenta la ingestión de líquidos y recuerda administrar suero oral para evitar la deshidratación

-Brinda alimentos que sean del gusto del niño, ofreciéndole pequeñas cantidades y más frecuente (cada 3 horas).

-Si el niño tiene tos seca: usa remedios con base en hierbas aromáticas, té, panela, miel u otros ingredientes caseros para suavizar su garganta (si tu hijo es menor de dos años no uses miel de abejas por el riesgo de botulismo).

-Si el niño tiene la nariz tapada con mucosidad: destapa su nariz con solución salina, 2 a 5 centímetros cúbicos por cada fosa nasal, las veces que sea necesario  o humedece una tela limpia y en forma de mecha introdúcela en la nariz para ayudar a extraer los mocos.

-Si hay infección de oído, seca el oído con una gasa o tela limpia formando una mecha e introduciéndola en el oído, 3 veces al día, hasta que el oído no supure.

-Cuando hay fiebre: No realices enfriamiento externo con agua fría ni con alcohol.

-Si el niño o la niña tiene la nariz tapada con mucosidad: no realices vaporizaciones y no uses cremas mentoladas ya que puede inflamar las vías áreas y producir broncoespasmo (cierre del bronquio).

-No es indicado asistir al centro infantil hasta no tener una recuperación del estado de salud, evitando complicaciones o transmisión de enfermedades

-No dejes de darle líquidos al niño porque los vomita, en el estómago queda más líquido, ofrece líquido despacio y a cucharaditas después de 10 minutos de haber vomitado.

-No apliques aceites o líquidos no formulados en el oído cuando hay presencia de dolor o secreción.

-No uses copitos o aplicadores con algodón en la punta en los oídos.

-Si hay infección de oído se debe evitar la entrada de agua, lo ideal es no ir a piscina durante ese tiempo y consultar al médico para un adecuado tratamiento

-En caso de presentar diarrea no ofrecer bebidas gaseosas ni medicamentos que paren la diarrea, debido a que no son indicados ya que el virus debe salir del cuerpo. Sin embargo, es indispensable la hidratación con suero oral, lavado de manos frecuente y la práctica de los hábitos higiénicos en el hogar.

Recordemos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Teniendo en cuenta dicha definición, estar sano comprende tener un equilibrio no sólo físico sino también a nivel psicosocial, por eso cuando un niño se encuentra enfermo con mayor razón es importante mantener un ambiente cálido, seguro, garantizar el descanso, alimentación adecuada y todos los cuidados necesarios para ayudarle en su recuperación y en su bienestar integral.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *