Estrategias para fortalecer el desarrollo motor Fino-adaptativo en la primera infancia

Como lo abras notado los últimos artículos los hemos enfocado en el tema del desarrollo abordándolo desde lo socio emocional, la motricidad gruesa y la audición y lenguaje. Para finalizar este ciclo de desarrollo en esta ocasión nos enfocaremos en el desarrollo motor fino. Como se retomó en uno de los artículos anteriores el desarrollo motor fino se relaciona con los movimientos coordinados entre ojos y manos y partes individuales del cuerpo como las manos, los dedos de las manos y los pies, las muñecas, los labios, la lengua, etc.

La finalidad del desarrollo motor fino es adquirir la coordinación de estos músculos más pequeños lo que facilitará el desarrollo de acciones cotidianas como comer, cepillarse los dientes, vestirse, amarrarse los cordones, abotonarse, subirse el cierre, dibujar, escribir, cortar, etc. Para lograr todo lo anterior será necesario estimular los músculos involucrados para que estos sean cada vez más precisos logrando de esta manera una mayor destreza manual y coordinación visomotora. Un adecuado desarrollo motor fino le dará a los niños mayor autonomía, independencia y seguridad en la ejecución de actividades cotidianas que serán cada vez más complejas.

Las ideas que te presentamos a continuación buscan estimular los músculos pequeños involucrados en el desarrollo motor fino para que tu hijo o hija logre cada vez mayor destreza manual y coordinación visomotora:  

Bebes de 4 a 9 meses:

  • Ofrézcale objetos de diferentes formas, texturas, tamaños y colores que pueda agarrar, manipular y llevárselos a la boca.
  • Hágale cosquillas en la palma y el dorso de la mano para que las abra y las cierre y mejore así su fuerza.
  • Motívelo a cogerse los pies y llevárselos a la boca.
  • Entréguele objetos que produzcan diferentes sonidos para que el bebé los sacuda o golpee.
  • Dele objetos pequeños para que los agarre y suelte (arroz, maíz, lentejas, migas). Se debe tener precaución con esta actividad para evitar que se introduzca estos objetos por la nariz, los oídos o se atore con ellos.
  • Permítale arrugar y rasgar papel.
  • Cántele canciones acompañándolo con movimientos corporales y con las palmas para que él imite el movimiento.
  • Amarre un tarro vacío o cualquier objeto de una pita para que el niño lo hale y lo traiga hacia él o ella.

Bebes de 9-12 meses:

  • Motive al niño a meter y sacar objetos en cajas, bolsas, tarros, canastas
  • Ofrézcale objetos para tapar y destapar (cajas, tarros) indicándole cómo hacerlo y colaborándole en su ejecución
  • Ofrézcale juegos de encajar
  • Facilite papeles para arrugar y romper (prestando atención de que no los lleve a su boca)
  • Ofrézcale masa de pan, plastilina o arcilla para que la manipule

Niños de 12 a 18 meses:

  • Dele cubos, cojines, libros, etc para que espontáneamente construya torres.
  • Muéstrele al niño cómo hacer una torre y solicítele que lo haga él mismo.
  • Ofrézcale al niño un libro para que pase las hojas.
  • Ofrézcale objetos pequeños, motívelo a lanzarlos lejos y volverlos a coger.
  • Proporciónele al niño objetos de diferentes tamaños, colores, formas, texturas, olores, sonidos, temperaturas para que los manipule

Niños de 18 a 24 meses:

  • Dele paquetes para que los desenvuelva.
  • Ofrézcale plastilina, arcilla y masa para que la manipule.
  • Entréguele crayolas, vinilos, tizas de diferentes colores, hojas grandes y permítale explorar con ellas.
  • Cántele canciones que implique movimiento de los dedos de la mano y toda la mano.
  • Permítale rasgar y arrugar papel.
  • Dele títeres para que juegue.
  • Entréguele cuentos y revistas y permítale que los utilice libremente.
  • Ponga a su disposición frascos y muéstrele como se destapan.

Niños de 2 a 4 años:

  • Ofrézcale al niño rompecabezas para que los arme.
  • Permítale manipular, arrugar, romper papel; enséñele a doblar papel por la mitad.
  • Anímelo a rayar imitando trazos de líneas verticales, horizontales y circulares; inicie con el dedo, luego con crayolas y finalmente con lápiz.
  • Juegue con el niño a amontonar objetos y a colocarlos en hilera.
  • Dele fichas para encajar.
  • Anime al niño a ensartar aros de diferentes tamaños, cuentas, etc.

Niños de 4 a 5 años:

  • Entréguele papel y permítale manipularlo libremente.
  • Realice actividades en las cuales se le estimule el movimiento de manos y dedos.
  • Permítale jugar con material moldeable como plastilina, arcilla, masa.
  • Motívelo a dibujar libremente.
  • Cante con él canciones que lo inviten a nombrar y señalar las partes del cuerpo.
  • Proponga actividades con crayolas, colores, témperas, pintura dactilar y permita que el niño dibuje libremente.
  • Inicie la enseñanza de las tijeras mostrándole como sostenerlas, como abrirlas y como cerrarlas. Recuerde que deben ser tijeras punta roma que no sean muy grandes.
  • Recuérdele las partes del cuerpo en frente de un espejo y luego pídale que dibuje lo que recuerde.
  • Enséñele a hacer bolitas y culebritas para mejorar la fuerza en las manos

Recuerda favorecer el desarrollo de tu niño o niña desde la cotidianidad respetando su ritmo individual.

Bibliografía:


–   Escala Abreviada del Desarrollo-1 (Ortiz Pinilla, Nelson, 1999)

  • Escala Abreviada del Desarrollo-3 (Actualización a Escala Abreviada del Desarrollo-1, Pontifica Universidad Javeriana, 2016)
  • Cartilla: La Infancia, una ventana de oportunidad que se abre para el resto de la vida. Fundación Carla Cristina.
  • https://www.robotica.com.py/que-es-motricidad-fina
  • https://www.unir.net/educacion/revista/psicomotricidad-fina-y-gruesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *