¿Qué debo tener en cuenta para elegir los cuidadores de mi hijo?

Elegir quién va a cuidar a mi hijo y especialmente si son varias personas las que van a estar a su cuidado, es una tarea que requiere tener en cuenta varios detalles como asegurarse de que el niño va a estar en un ambiente seguro, divertido y principalmente de buen trato y afecto.

Igualmente tener en cuenta cuales son las características o cualidades que debe tener dicho cuidador con las que nos sintamos más tranquilos y seguros, es decir, si buscamos personas con experiencia en el cuidado de niños, la forma de implementar las normas, la capacidad para el juego, el gusto por el cuidado de los niños, las habilidades para favorecer el desarrollo del niño según la edad y hacer lectura de las diferentes formas de manifestarse, el estado de salud del cuidador, entre otras.

Cuando tenemos varios cuidadores familiares, vecinos, personas empleadas, un centro infantil o en la casa de la otra persona es importante asegurarse que cada uno de los cuidadores conozcan aspectos como:

  • Los gustos, preferencias e intereses del niño.
  • Las rutinas diarias a las que está acostumbrado el niño (alimentación, aseo, juego, sueño, entre otras)
  • El estado de salud
  • La forma de reaccionar del niño frente a ciertas situaciones
  • Números de contacto y emergencia.

Por ultimo debe estar monitoreando de manera permanente la actitud del niño cuando cambia de cuidador, si el niño se siente cómodo en dicho ambiente y con la persona, si se están cumpliendo los acuerdos a los que se llegó con el cuidador, estar pendiente a las señales de alarma que pueda dar el niño o de situaciones que el cuidador no pueda dar cuenta

La comunicación entre los cuidadores es vital, cuando el niño pasa del cuidador a sus padres o viceversa es importante informar cuales han sido las situaciones ordinarias y extraordinarias que sucedieron durante el tiempo de cuidado de manera sincera para monitorear situaciones que se puedan ir presentando en la cotidianidad. En conclusión, los padres y cuidadores deben trabajar conjuntamente y construir una relación de colaboración constante en el cuidado del niño que favorezca su adecuado desarrollo físico, emocional, afectivo y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *